Desde la cosmovisión wayuu: El tapiz y la mitología de los orígenes



El wayuu aprendió a hacer el tapiz de los alijunas, la sabiduría del hombre y la mujer fue sin embargo lo que hizo la diferencia, pues representó y estampó a través del entramado de hilos figuras que representan el universo mítico de su pueblo. El arte wayuu, es por su naturaleza la esencia del hombre y  su  estampa de vida, huellas de un pasado histórico, creatividad de una sociedad coordinada a través de una estructura y base social, con la sabiduría como guía, que encuentra respuestas bien definidas, para concebir nuestra sociedad wayuu, para que en el tiempo, la distancia y el espacio, tenga una permanencia como pueblo originario.

Manuel Román Fernández
Piuushi, tuu laülaasukat oushii, la gran abuela, la madre de las generaciones de los “Pülashii”, los espíritus de los fenómenos naturales o grandes genios de la creación. Es la sombra oscura del espacio  o bóveda del espacio sideral.

Araliatü’ü ó Jorottuuy, chi laülaashikai Atushii, el gran abuelo, representa la claridad, que junto a Piushi, son los padres de Ka’i (el sol) y de Palaa (el mar), Weinshi (tiempo).

Naa Pulashiikana, espíritu de los genios, representa los fenómenos naturales, personificados en la generación de los genios (Naa Pulashiikana): Weinshi, Juya, Mma, Palaa, Wawai, Jemiai, Tutchi, Shüli’wala,Kashi, Jouttay, Pulowüi, Pi’chikua, entre otros.

Wunü’ülia, la segunda generación los primeros humanos, pobladores de la madre tierra, fueron las plantas, gigantes hijos de Juya y de Mma; las plantas eran seres extraños de un solo pié, y de muchos brazos que se alimentaban de agua, sol y vientos, seres de apariencia bella, que vivian a campo abierto.  Eran buenos terapeutas, tejedores, eran médicos famosos como el sabio Isha, Jurülaa, Malüwa, Ruipi, Jeyutse, Seein; eran músicos como maasi, wootoroyoy, wa’way, entre otros. 

Wuchii jee murü’lü (animales y aves), la fauna,  está representada en el tapiz wayuu, con los puntos  azules en medio de los puntos rojos en la esfera verde, intercalando a las flores; representa la carne roja de las especies de animales y de aves. Según la mitología wayuu, después de la generación de las plantas, emergieron todas las especies de animales y aves, estos se esparcieron por toda la faz de la madre tierra “Mma”; Estos son Ka’laira (Tigre), Erü  (Perro), Kaarai (Alcaravan), Püülükü  (Cochino), Anuwana (Rey Zamuro), etc. Entre otras especies.

Los wayuu, el hombre, está representado en el tapiz wayuu, en el tercer círculo de color morado, representa el ser “wayuu” (igual a la de los Pulashii), conectados al círculo rojo, que es la representación de Mma, nuestra madre tierra, a la cual estamos conectados en todas las instancias de la vida, porque ella nos da el sustento diario, de ella nacemos y a ella regresamos cuando morimos en Je’pira.

Ja’in mma, es la representación de la madre tierra, y todos los elementos que hacen posible su existencia, su sangre, carne, corazón, vida, y todo cuanto posee en su vientre, su alma, para darnos vida y existencia. Sin ella todas las especies no serían posibles. Sin ella no somos nadie.

¡Wainmaja  tuu Mma’kat, jia Weitka’aya ma’i!


Con tecnología de Blogger.